El país, bajo la amenaza de los narconegocios

Diario Clarín

Por Zenón A. Biagosch Presidente De FIDESnet – Ex Director Del BCRA

La declaración de la Conferencia Episcopal “ El drama de la droga y el narcotráfico ” impactó en la sociedad, el Gobierno y la oposición, según lo refleja el acta “Lineamientos básicos para la implementación de políticas sobre el consumo de drogas y contra el narcotráfico”, suscripta por la mayoría de los espacios políticos con representación parlamentaria titulada.

Celebramos esa iniciativa y la reciente designación del titular de la SEDRONAR, aunque no compartimos la posibilidad de desmembrar dicha secretaría ya que se trata de un organismo de programación de políticas y no de ejecución, y su aspecto más valioso es justamente su abordaje integral y multidisciplinario de la problemática.

Los obispos aseveran que “ las drogas son una forma de esclavitud moderna ” y que “con su poder de compra material y de voluntades los narcos corrompen, matan impune y cruelmente, traficando con la vida y sojuzgando a las personas ”. A tono con ello apelamos a la prudencia a la hora de discutir acerca de la despenalización, aún cuando se trate de la tenencia para consumo personal.

Venimos advirtiendo acerca de la gravedad del fenómeno del narconegocio, cuyo control debe abordarse con un enfoque integral, sin improvisar y atendiendo a todos los eslabones de esta vil cadena de negocios, incluyendo las siguientes políticas: — Prevención: para evitar que comiencen a consumir los que nunca lo hicieron y que los consumidores no adictos no agudicen su problema, se impone un esfuerzo del sistema educativo, implementando la Ley 26.586, que establece el Programa Nacional de Educación y prevención de adicciones.

Asistencia: para intentar rehabilitar y reinsertar al drogadependiente a través de un esfuerzo del sistema de salud público, social y privado.

Control de la producción que incluya el adecuado seguimiento de los productos que se requieren para la elaboración de las drogas psicoactivas, conocidos como precursores químicos, que son a su vez de uso cotidiano en muchas actividades legales.

Control y represión del tráfico, oferta y distribución de estupefacientes mediante una fuerte coordinación de las fuerzas de seguridad, del Ministerio Público Fiscal y de los organismos judiciales, lo que implica también alcanzar una sintonía fina entre las fuerzas nacionales y provinciales.

Prevención y control del lavado de dinero impidiendo que este tipo de organizaciones puedan utilizar los réditos económicos obtenidos, lo que demanda una política integral con participación del sector privado y de los estados provinciales, para generar un ambiente de control en nuestra economía que aumente el costo y el riesgo para quienes pretendan operar en nuestra jurisdicción.

Sin aplicar esta estrategia nuestro país puede llegar a ser colonizado por una nueva forma de imperialismo sin identidad, que va socavando la sociedad. La desnutrición infantil y la drogadependencia son los principales destructores de materia gris entre nuestra niñez y juventud. domain name tech info La principal amenaza para nuestro orden social es el narconegocio, cuyo poder económico y de corrupción le permite lograr niveles de infiltración y vulneración nunca antes pensados. Sólo acciones de una comunidad organizada permitirá revertir su escalada.